domingo, 19 de agosto de 2012

PREPARACIÓN DEL SUELO PARA LA SIEMBRA



Para el logro de una buena cosecha de sandía es necesario realizar una buena
preparación del suelo. Se deben destruir las malezas y residuos de cosechas anteriores que
puedan encontrarse en el área de siembra, de esta  manera se eliminan plagas de insectos y
hospederos de patógenos que atacan el cultivo. Con la roturación del suelo, éste se
acondiciona  para facilitar la germinación de la semilla y el posterior desarrollo de la planta.
Antes de preparar el área de cultivo se debe conocer la profundidad de la capa
arable del terreno. En suelos pocos profundos se deben efectuar las labores de manera
superficial, en ocasiones es preferible rastrillarlos en vez de ararlos. No se debe sembrar en
suelos pocos profundos y la aradura debe hacerse a una profundidad de 30 cm. Las labores
de preparación del suelo deberán hacerse de acuerdo al grado de humedad que contenga
éste (no muy húmedo ni excesivamente  seco).
Para que las semillas reciban la humedad y aireación adecuada para germinar y para
que las raíces desarrollen y utilicen el agua y los nutrientes disponibles es necesario
preparar la  cama de siembra.
Drenajes:  Para  terrenos  bajos (en la zona  costera)
Esta operación es necesaria, ya que los suelos mal drenados no pueden prepararse
adecuadamente. Los suelos bien drenados permiten la circulación del aire, el cual es
necesario para las plantas y microflora y microfauna benéficas que hacen disponibles
algunos nutrientes a las plantas.
Arada: Los suelos superficiales deben profundizarse gradualmente (2.0 a 5.0 cm
/año) hasta lograr la profundidad deseada; se debe evitar el vuelco de subsuelo a la
superficie; la profundidad de la aradura es de 20 a 30 cm. Cuando la siembra se hace con
riego por gravedad la aradura deberá hacerse en la dirección que correrá el agua de riego.
La aradura con tractor y arado con 4 discos demora 2 horas por mz.
Rastreado: Se hace después de la aradura; la condición del suelo determina la  clase
de implemento que debe hacerse; en suelos pesados hay que utilizar la rastra de discos. Es
necesario utilizar una rastra de dientes para nivelar un poco la superficie y afinarlo. La
humedad del suelo es determinante para la eficiencia de la rastra.
Surcado: Se hace con surcadores (arados de doble vertedera) que desplazan tierra  a
los lados dejando una zanja o surco, la parte superior de éste se utiliza para sembrar las
semillas y la inferior  para  riego de germinación
El número de pases de rastro varía de 5 a 6, luego a los 4 días la humedad  sube por
capilaridad hasta un nivel de 10 a 12 cm de profundidad. Las camas altas o bancos se hacen

1004http://www.youtube.com/watch?v=gBkMsujVYbk9

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada